EL ESPEJO DEL ALMA. MIHAI BARA

Santana Art Gallery tiene el placer de presentarles la Exposición individual del artista rumano Mihai Bara, una muestra cargada de expresión y temática social, de detalle impecable y de audaz presentación

Fechas:  Octubre 2020

Comisariado: Miguel Santana 

Horario de visita: Martes a viernes de 18:00h - 21:30h. Sábado de 11:00 a 14:00h.

Visitas guiadas a través del teléfono: 910 564 340 

Entrada: Gratuita

1/2

Texto del Critico de Arte  A. CALDERÓN de JESÚS


El Artista rumano Mihai Bara, irrumpe  en  los espacios artísticos de Madrid, dentro de las dificultades que eso implica, por estar en una situación extraña motivada por la Pandemia, que asola todo aquello que imposibilita a que el Arte tenga cierta presencia. 

 

A pensar de dichas dificultades, el atrevimiento y el deseo de que su Arte siga sus cauces expositivos, no es impedimento para que  con ello tanto él como el Galerista asuman el riesgo de la disminución de asistencia por parte del público. Ahora solo es cuestión de que los interesados en el Arte puedan acercarse a este espacio, para poder ver una obra cargada de sugerencias donde el elemento social es parte destacable por el propio autor, como forma de expresión y comunicación de lo que debe ser el Arte de hoy en día, donde el  Artista se desnuda mentalmente con el propósito de tratar de transmitir todos esos deseos, que al común de los mortales le preocupa.

Su Arte está cargado de un fuerte mensaje social, donde interpela nuestras acciones tanto individual como colectiva, donde  Mujeres como hombres entran en preguntarse qué puede estar pasando en esta Sociedad, que nos tiene desorientados y a veces traumatizados, con aquellos argumentos que nos impiden ser honestos y coherentes con nuestros principios.

En cada una de sus obras nos describe a la perfección un mundo real como irreal,  apareciendo esos indicativos en forma de gestos y alusiones, representadas por figuras  humanas como animales, en actitudes tanto negativas como positivas.

 

Con ello entramos en ese surrealismo sugerente que sigue siendo su base creativa, donde aparte de esas imágenes elocuentes de expresión, es el color y el relieve estético de su composición creativa, siendo por propia definición un pilar importante de todo aquello que hace y dice su obra.
 

No me queda más remedio que por mis conocimientos del Arte rumano, que transpolar ciertos conceptos interpretativos de este Artista,  con aquellos que  fueron pilares importantes para el Arte de ese País, por el hecho que existe  cierta similitud, sobre todo con Corneliu Baba, en aquello de tener presente la idea de los personajes que ironizaba burlonamente al sistema preestablecido y con Victor Brainer, por ser un gran entusiasta de revelar la fantasía y la locura del ser humano, a través del Surrealismo, concepto  que este Artista lo tiene también muy interiorizado.

 

Con todo eso no podemos sustraernos de lo que la obra de este Artista representa dentro de todo estos conceptos, pero por encima de ello está claro que Mihai Bara mantiene su propia identidad creativa, de ahí que toda su obra mantenga un fiel reflejo de su forma de ver y entender la vida.

Texto del Critico de Arte  Marius Tita

Más que en otras situaciones, el trabajo plástico de Mihai Bara es un mundo especial. En su línea específica, con sus técnicas especiales y en sus colores intensos, el artista describe a la perfección un mundo real, con personas y figuras, con personajes y cuentos de hadas, con parábolas y refranes, con ciudades  y fortalezas con alma, con ciudadanos y figuras.. Pero no somos testigos de un discurso plástico, sino que nos involucramos, estamos del mismo lado, del lado del pintor filósofo, del pintor con actitud, del pintor que construye una fortaleza con nosotros y para nosotros. No es gentil, practica un terrible sarcasmo visual pero ama sin palabras y ofrece sin pedir. Observa todo en el mundo real y, sutilmente, nos da el mundo de su arte.


Todo el juego plástico del artista Mihai Bara alcanza una notable intensidad plástica, a través de acentos y digresiones que nos encaminan hacia la disolución de la forma tal como la percibimos momento a momento, sin pretensiones. Es una pintura de gran experiencia, sobre una superficie que adquiere acentos telúricos, llenos de relieve espontáneo, como los instrumentos habituales o más extraños, desde una orquesta de línea pero también al impetuoso deslizamiento por el arte.
Marius Tița

     

Subscribirse a

nuestras noticias

Políticas de Privacidad - Aviso y Políticas de Cookies

Copyright SANTANA ART GALLERY. Todos los derechos reservados. Términos y condiciones. I Privacidad