1/1

Antonino Nieto Rodríguez presentó su último libro

El poeta Antonino Nieto Rodríguez presentó su libro Toda la carne y el infinito en el Centro de Diversidad Cultural Santana Art Gallery en un performance innovador, cargado de lirismo y la reflexión contenida en los escritos realizados a lo largo de los años, sobre la sociedad, la cultura, la poesía, la vida y la muerte.

Un selecto grupo de personas fueron testigos de su voz, gestualidad y genuina forma de dar a conocer su última edición, cumpliendo con todas las medidas de seguridad, en este espacio abierto al arte.

  • Escribo para emboscarme, comenzó diciendo. Este libro escarba y renta, cosas del vientre y los intestinos, en el pulmón de semejante festejo. En este libro los sin número que conforman a quien esto cuenta, ríen gritan persiguen, de repetición en repetición, al alza siempre, lo mucho que en las entrañas –del barro, del viento, del hambre- ampara al nacido: la mentira, la desmemoria, la cruenta regalía de los hechos… de lo perdido, nada que no sea el mar de la alegría. En esa bendición, Toda la carne y el infinito.

Sus reflexiones pasaron por temas contemporáneos: “… el placer, el efecto placebo, la industria, la manipulación, la fe… por la alimentación (bucal, sensorial, afectiva, material…) crecemos en la medida que deglutimos a otros, en la medida del incansable vaciamiento de cuanto nos sostiene… (el oráculo es Hollywood)…”

  • Los medios de comunicación, sí, de munición de masas, nos lo cuentan. Las gentes, tantas “cosas vivas”, nos muestran sus habilidades y progresos: en competiciones deportivas, en situaciones extremas, en su cotidianidad… desconocen el tiempo, la soledad, la tristeza, la muerte… son los mejores productos… todos, gentes y“cosas vivas”, quieren transformarse en productos.

El también videoartista, creador de espectáculos y rituales además de este ha escrito otros libros: Guía viva de ortodoxos y heterodoxos en la poesía contemporánea gallega. Apuntes para no disolverse en la común semilla del tiempo, En el infinito no hay refugio, El ojo del abismo toma de la mano el arco iris, Amores infieles, Sudor del agua. La edad del tiempo, Dibujos ausentes, La primera vez... que no perdí el alma, encontré el sexo y La voz del escorpión, entre otros.

  • Mi madre, Mercedes Rodriguez Fernández, no es más ni menos. Como la nada. Creció con Brecht, Heine Müller, con los esclavos del nazismo, Anne Seghers… ¿importaría que no los hubiese conocido, incluso que no hubiera oído hablar de ellos? Tampoco ellos la escucharon a ella… o sí. Hoy forman parte de la misma sabiduría. De aquella que reconoce en el barro y sus componentes –la cobardía, el arrojo, el hastío, el hartazgo… tantas y tantas monedas de las sin fin de tiranías- el formato veraz del fuego que nos luce… por eso sus voces se elevan desde los anumerales puntos cardinales de este grito que nos crece, desde esta imponente fortaleza de las mi veces repetidaagonía: “comamos y bebamos… nada cuesta celebrar la vida…”

Para la catedrática Pilar Úcar Ventura, profesora de Lengua y Literatura en la Universidad Pontificia de Comillas, Antonino Nieto Rodriguez es uno de los poetas y pensadores más originales de España, lo que la llevó a una investigación que culminó con el libro también publicado, Antonino Nieto Rodríguez. Selección y Edición Crítica de la Obra Poética.

La forma como presentó su libro lo revela. Declamó y nutrió el espacio con su aire irónico, dramático y revelador.

  • La quiebra de todo lo actual (pensamiento, razón…) se expresa en su incapacidad para la duración. El tiempo es el alma. Hemos sustituido alma por consumo. Anuncia y previene nuestra acarnalidad… nos habla de esa inagotable voluntad que despojándonos de toda osamenta, nos presenta simples soportes asignificantes: virtuales… transforma en poema al polvo.

El aplauso fue largo, después de dedicar sus palabras a modo de bienvenida y de despedida “buenas tardes a todos los nacidos: a los hoy invisibles, y a los que aquí estamos…”  y fue el sello distintivo de este acto en el que el arte volvió a iluminar al Centro de Diversidad Cultural Santana Art Gallery, con sus cuadros, sus ganas y su solidaridad.

Marisol Pradas S.

libroantonino2.jpg
libroantonino1.jpg